Los casi 150 mil seguidores de El Dipy se sorprendieron al ver, en plena medianoche, fotos tremendas en su cuenta de Instagram. Las imágenes rozaban lo pornográfico y no tenían nada que ver con el material que suele compartir el cantante en las redes. Se trató, una vez más, de otro hackeo a un famoso.

En una de las fotos se veía a dos hombres desnudos muy cerca y el “hacker” escribió: Tengo ganas de garch…a un flaco“. En la segunda imagen había dos mujeres, también sin ropa, en una posición sexual. Allí no hubo acotación.

Al ratito de que empezaran las especulaciones (lo acusaron de buscar cámara con fotos bizarras y también de estar borracho), El Dipy acudió a Twitter y explicó lo sucedido. Se ve que aún no pudo recuperar su cuenta de Instagram, porque el material porno está aún online.

En realidad, más que un hackeo sofisticado parecería la obra de alguien con mucho tiempo libre que se dedicó a averiguar la contraseña del cantante mediante el sencillo método de “prueba y error”. Algo nos dice que la clave era bastante fácil, “dipy1234”, por ejemplo.

Dejá tu comentario

Artículos Relacionados